TE ADVIERTO (Sírveme un gin-tónic)

Sírveme un gin-tónic por favor,

que quiero pensar en ti,

y advertirte lo que advierto.

Por ejemplo, que advierto mis deseos en tus ojos,

reflejos de mis días clausurados en miradas sin destino.

Única, se presenta tu presencia.

Caigo y me levantas como captura de ave,

que vuela y planea tus pisadas,

que estudia tus andares y tu risa,

gozando del misterio y los sentidos.

Advierto que hay en ti un mar,

sobre el que puedo navegar cauto y presente,

que remueve mi oleaje cuando estallas,

en gritos de colores al tocarte.

Advierto tu pensamiento noble,

que quiero arrancar con mis garras canallas,

para caminar sobre la bondad incierta,

esa que tanto pesa y es tan difícil,

esa que es la más hermosa al gozarla,

esa por la que yo, amor mío, te advierto.

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *