LA DERROTA DEL AMOR

Cuando te diga te quiero,
susurrado al oído,
con la suavidad de la cerveza fresca,
con seda y con calor,
en la oscuridad de tu habitación perdida,
entonces, llora, porque sólo podrás huir o amarme sinceramente.

Cuando te diga te quiero,
mascullando las palabras con un aliento que descorcha el vértigo,
entonces no dudes que el amor puede sufrir su derrota.

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *