EN VIDA, MÁS ALLÁ

La sensación de avanzar se hace rutina

dormido silente en ti;

despierto aullando en el nosotros.

Nunca el final existe y remar es verso de carne y risa.

Todo en tus ojos es hoy, el mañana.

Todo en tu voz es mi paisaje,

el que contemplo y devoro en tu presencia constante

como el poeta, más allá de la muerte.

Te recuerdo que te advierto,

al escuchar una canción,

al ver a un niño correr,

al desnudarme y al vestirme,

al abrir un caramelo,

al frotarme las mejillas,

al quitarme los zapatos,

al saludar y al callar.

Te recuerdo que te advierto

en cada pestañear inconsciente.

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *