EL DICTADOR (Esa idea, esa pérdida, esa obsesión que nos ata y no nos deja ser nosotros, no nos deja ser libres: hay que deshacerse de ese dictador)

Hay nudos que desatar, sueños que reservar, la calma se asentará, luego, ya saldrá el sol

No destruyas las pruebas ya y deja de jugar:  él lleva, lleva la razón, tiene la voz, es el dictador.

Yo lo sé, resistiré en pie, es vapor, no lo ves, es poder, pero lo se: ya saldrá el sol

Y puedo chillar más, pero no mancharé mi esperanza atada a mi digno arpón.

La soga se desató, y ahora sonrío y soy fuerte: llevo, llevo la razón, tengo, tengo mi voz: adiós, opresor.

Morderé, sin dejar de ser, mi valor, mi creer es fiel.

Bailaré: ya salió el sol.

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *