COSAS QUE TE SORPRENDEN

Eres la pequeña claridad de la noche oscura,
la que entra por las persianas mientras intento dormir.

Eres el sepia de la foto antigua,
la de blanco y negro que ya es marrón,
en la que salgo chapoteando en la bañera de la casa que en ocasiones
olvidé.

Eres el vuelo de la falda vivaracha que llega hasta las rodillas,
la que se levanta en la tarde alborotada.

Eres un día de verano de olor perfumado de sinceridad,
aire que entra en los pulmones envarados de mi alma,
la cita precisa de un libro cualquiera,
el ágrafo y hermoso tontopoema que te sorprende
en medio del pensamiento atribulado del insomne.

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *