A MIS MUERTOS

Visado que rompe el tiempo

que me lleva al futuro de lo que es recuerdo.

y en todas las noches tendré,

la presencia de los que se fueron.

Un día cualquiera de invierno,

de otoño o de mal verano,

seguís habitando en mis muelles arcanos,

en la insolencia inexplicable del camino que transito.

Ellos, ya no son cuerpo pero son tristeza,

son alegría, son consejos, son devaneos.

Yo los sostengo entre las vigas del sentimiento

como nostalgia que arranco a la muerte,

por eso ahora os plasmo de ingrata tinta

aunque no sepa explicar mis lamentos

por teneros tan cerca y tan lejos,

gritos mudos que aúllan incandescentes

en las tardes de lluvia azarosa.

Sin pensarlo, pienso en vosotros.

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *